Hábitos y rutinas para la hora de dormir

Hábitos y rutinas para la hora de dormir 789 527 Ciudad Jardín Montessori

Hábitos y rutinas para la hora de dormir

Los niños necesitan establecer rutinas en su día a día. De esta manera, aprenderán a ordenar su mente y a predecir las tareas que deben hacer en cada momento, lo cual favorecerá su concentración, independencia y autoestima. Estarán más tranquilos y seguros ya que serán capaces de anticipar lo que va a ocurrir y lo que se espera de ellos en cada momento.
Al igual que la hora de las comidas, el sueño es uno de los hábitos que les ayuda a crecer sanos y fuertes.
Los niños suelen dormir entre 10 y 12 horas durante cada período de 24 horas, repartidas entre horas nocturnas y horas de siesta. Lo importante en este momento es ayudar a tu hijo a que desarrolle la buenos hábitos para dormir.

Pero… ¿Cómo establecemos una rutina para irse a la cama?

Es importante incluir un período de tranquilidad de unos 30 minutos aproximadamente, antes de la hora de irse a dormir. En este momento leer un cuento a tu hijo es muy recomendable. De esta manera, el peque se relajará y además, estaremos trabajando su lenguaje y comprensión.
Los libros que más gustan a los peques de entre 0 y 3 años son aquellos que:
1. Contienen ilustraciones grandes y muy contrastadas, para que puedan verlas bien y capten su atención; por ejemplo, una sola imagen por página sobre un fondo blanco.
2. El formato del libro debe poder ser manipulativo y resistente: de tela o cartón con los cantos redondeados.
3. El texto, debe ser breve, claro y simple
4. Pueden ser cantados, contener onomatopeyas, rimas o repeticiones sencillas. De esta manera estarán ligados al lenguaje e invitarán al niño al recitado y al juego corporal.

Aquí os dejamos un link de una serie de libros de la editorial kalandraka que son muy aconsejables:
http://www.kalandraka.com/en/colections/collection-name/ir/de-la-cuna-a-la-luna/

Fijar una hora específica para dormir, avisando al peque en dos tiempos diferentes: media hora antes y 10 minutos antes de la hora acordada.
Establecer horas fijas para acostarse, levantarse y hacer la siesta.
Ser consistentes tanto en las horas de las comidas como en las horas destinadas al juego.
Evitar estimulantes como el chocolate cuando se aproxime la hora de irse a dormir.
– La habitación debe ser tranquila, acogedora y libre de estímulos, para que invite al niño a dormir. Los colores deben ser claros o neutros, ya que de esta manera transmitirán armonía y calma. La decoración sencilla y ordenada, para que el niño pueda moverse de forma libre.
– Utilizar la cama sólo para dormir, no para jugar o ver la televisión.
– Es importante que el peque escoja con qué pijama quiere acostarse, así como el peluche (en caso de que lo use) con el cual prefiere dormir.
Escuchar música relajante, lenta y agradable, también es un buen recurso conductor del sueño.
– En el momento de acostar al peque, es importante que la actitud del adulto transmita afectividad y cariño, pues de esta manera fomentará la seguridad y la confianza que todo niño necesita.